¿Qué fue primero, la gallina o el huevo?

¿Qué fue primero, la gallina o el huevo? ¿Qué es más importante hacer la carrera o tener una excusa poderosa para pasar una semana en los Alpes?

Este año la climatología se ha encargado de convencernos y lo ha hecho día a día…el primer día ya había una buena base de nieve, el siguiente día tocó  una nevadita sin viento que nos permitió disfrutar de una nieve que no hemos visto hace años en el Pirineo. Por si fuese poco, el sol se exhibió lo justo y con la fuerza de Marzo en vez de la propia de finales de Abril….

En definitiva, el fokeo entre Arolla, los refugios de Dix y Vignettes con la cima del “Piña de Arola” nos supo a gloria, más que una aclimatación parecía un finde largo de puro “ski de randonnée…”

Así de Felices llegamos al cuarto día y al cojoapartamento de Vaysonnaz para ir pensando en la carrera que no fue.

Si Arolla es un pueblecito ideal de montaña, Veysonnaz es la estación de esquí ideal. Aunque unida por silla con Verbier, ha conseguido escapar del pijerio y la masificación .Si encima consigues un cojoapartamento con unas cojovistas como fue nuestro caso Vaysonnaz resulta la leche…

Tras operar al bombero conseguimos el acceso a la carrera, y así pasamos a la segunda fase de la carrera: superar los controles de material. Esta fase fue casi tan complicada como la primera y con semejante organización nos sentimos en los tiempos de 1CHF (ó CHusco suizo) igual a 50 pesetas….nos daba igual , después de seis años íbamos a correr la mítica PDG.

Tras la impresionante ceremonia y puesta en escena del Briefing en la iglesia de Zermatt la carrera resultó más grandiosa si cabe. Poderes fácticos como el jefe militar, el político y el religioso nos dedicaron unas palabras y una puesta en escena alucinantes.

A media noche estabamos sumidos en  la carrera más larga, la hermana mayor de la PDG y la MEZZALAMA , quedaba  poco más de 10 horas y 45 kms para  nuestro final cuando una palabra empezó a sonar una y otra vez…. Annulé, annulé,annulé. Esta palabra tan  chunga venía del primer puesto de control y no cabía posibilidades de interpretación….

Así terminó para nosotros la historia de la PDG 2012 , con ella algunas horas de entrenamiento y algo más… aunque gracias a ella nos queda el recuerdo de una semana en los Alpes y Suiza.

Volveremos a los Alpes, a Suiza y a la PDG….¿volveremos como Pesetas, o como Euros? Qué más da¡¡¡ Volveremos con las focas puestas y operando a quien haga falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *